Consideraciones para la televisión educativa durante la pandemia

Alrededor del mundo, diversos países han respondido con respecto al cierre de escuelas, tras lo cual han adoptado enfoques de educación remota, incluso con la implementación de programas de aprendizaje online.

Pero este tipo de aprendizaje expuso las profundas brechas digitales que existen en cada país y de igual manera, entre los distintos países, lo que incluye a los países de altos ingresos.

Pero eso no se queda allí, pues la situación es peor aún en los casos donde el entorno se presenta de escasos recursos, con un índice de penetración de internet que generalmente es menor al 50% y con un gran porcentaje de estudiantes que no cuentan con dispositivos que les permitan el acceso al aprendizaje en línea desde sus casas.

En estos casos, han recurrido a la televisión a fin de incrementar el acceso al aprendizaje a distancia.

Es importante reconocer, que desde la década de los 50, los países de ingresos medios y bajos han utilizando la televisión educativa, en donde recientemente han incluido el uso de lecciones interactivas.

El equipo EdTech del Banco Mundial ha catalogado ejemplos de televisión educativa que son usados por los países en el transcurso de la pandemia y además ha desarrollado una nota orientativa de respuesta rápida en relación a cómo usar la programación de la televisión educativa mientras dure el cierre de las escuelas.

Ideas clave para comenzar a utilizar y sostener en el tiempo la educación televisiva

1. Hacer uso de una mezcla de transmisiones en vivo, de contenido grabado con anterioridad (a pedido) y también de programas de entretenimiento educativo. Si se trata de
países con escasa o ninguna experiencia en lo que respecta a la televisión educativa, la forma más rápida de comenzar es a través de las lecciones transmitidas en vivo en escenarios que puedan simular salones de clase.

2. Identificar canales para la transmisión de programas: en el caso de ciertos países, ya cuentan con redes de televisión educativa de gran alcance. En el caso de los que no cuentan con eso, asociarse con redes de televisión estatal puede resultar una solución rápida.

3. Horarios para la programación educativa: estos horarios deben indicar de forma clara dónde y cuándo es posible acceder a la transmisión. Algunos países se encuentran proporcionando horarios que son amigables con el estudiante, diaria y semanalmente en la página web del ministerio de educación y algunos, en páginas web institucionales.

4. Estrategias de comunicación con regularidad: Durante este periodo es fundamental una comunicación constante para el éxito de la programación. Para lograr una ampliación de la difusión, se deben comunicar los horarios de manera continua y generalizada empleando cada medio disponible, y ello incluye la televisión, radio, teléfono celular vía mensajes de texto o WhatsApp, redes sociales como Facebook y páginas web de ministerios de educación y redes de televisión educativa.

5. Soporte a estudiantes, padres y educadores: por medio de este tipo de programación, los estudiantes, padres/cuidadores y educadores van a requerir de soporte técnico como líneas telefónicas gratuitas de asistencia o chatbots de bajo costo, soporte pedagógico y soporte socioemocional, donde los profesores pueden ser movilizados para que puedan proporcionar estos soportes.