El oso le dio la fuerza a los Tous para llegar a reinventarse y continuar adelante

Ahora que la marca ha llegado a sus primeros cien años, los Tous han decidido ponerse a la orden de la directora Amanda Sans Pantling a fin de rodar su documental ‘Oso Tous, historia de un icono’. 

Esta es una cinta, que fue estrenada en el Festival de San Sebastián durante el pasado mes de septiembre, en ella se relata sin ningún tipo de secretos la historia de una empresa cuyo origen se dio en un pequeño taller relojero ubicado en Manresa (Barcelona) y que con el tiempo llegó a transformarse en un referente de moda que en la actualidad cuenta con más de 700 tiendas ubicadas en 56 países y adicionalmente unos de 4.000 empleados.

El documental fue producido por Globomedia (Mediapro) y UM Studios, y es posible verlo en Amazon Prime Video. Fue rodado en Manresa, Barcelona, Madrid, Japón, México e India, y se encuentra protagonizado por la matriarca, Rosa Tous; su marido, Salvador Tous, y sus cuatro hijas: Rosa, Alba, Marta y Laura. 

En referencia a estas últimas, han sido quienes se han encargado de dirigir desde hace algún tiempo la compañía, pero además han mostrado ante las cámaras esa verdadera historia de Tous, que hace más de tres décadas llegó a vivir un punto de inflexión debido al nacimiento de su famoso emblema, el oso, que desde entonces se convirtió en toda una referencia que ha marcado varias generaciones.

Inicio de la idea de filmar ‘Oso’

Esta es una idea que surgió ya que para el año 2020 la marca llegaba a su centenario, por lo que se pensó que un documental podría ser una excelente manera de conmemorar, explicando esos 100 años de historia, que ha sido una historia de familia, una historia de empresa y de marca, y con ello dejar un legado gráfico de lo que Tous ha hecho hasta el momento. 

Trabajar en compañía de Amanda Sans Pantling

Desde el primer contacto se creó gran complicidad de ambas partes, y ello se debió a que desde el inicio todos se mostraron de forma honesta, transparente y valiente. Amanda decidió apostar por un enfoque desde un punto de vista bastante real, aunque nada complaciente, en lo referente a la historia de la empresa. Llegar a los 100 años les dio credibilidad para hacerlo.

Los Tous estaban muy satisfechos con el resultado

Sí. Desde que se llevó al público se ha podido observar que ha sido de su agrado y aceptación pues el público lo está entendiendo de la mejor manera, ya que no se trata de una pieza autocomplaciente. Y al final siempre se puede acotar que todo lo han hecho como si se tratara de la creación de una joya, por lo que todo ha de ser bastante perfecto y de gran calidad, sino no, no se habría hecho.  

La imagen muestra el cartel del documental Oso sobre Tous, con el icono del oso Tous como elemento central representativo de las Joyas Tous.
Cartel del documental Oso sobre la marca Tous, con su icónica imagen: el oso Tous.

Lo bueno y lo no tan bueno de la marca a través de ‘Oso’ 

En realidad nunca existió algún problema en mostrar los dos aspectos de la marca ya que se esa manera es que se puede hablar de la verdad y al momento de grabar con un equipo con el que la marca se sintió a gusto, no llegó a darse cuenta de que en realidad lo estaba  haciendo.

No obstante, cuando observaron las primeras pruebas sintieron algo de vértigo que los llevó a pensar: ¿Estamos haciendo esto de verdad? ¿Y ahora todo el mundo lo verá?’. Los Tous se dejaron invadir por las dudas pero finalmente pensaron que se trataba de una pieza transparente, por lo que se tranquilizaron.

Con la cinta no solo es posible mostrar la parte amable de la firma, cosa que debe ser así. Y es la razón por la que en una escena incluso es posible apreciar cómo las cuatro hermanas son excesivamente exigentes entre ellas mismas. Rosa Tous, señala que sus hermanas y ella son muy duras.

La exigencia de su madre la han vivido como gran normalidad, aunque cada vez más se esforzaron en buscar las cosas buenas de cada una de ellas para transmitirlas entre todas. Esta es una historia que cobró vida con sus padres quienes tomaron el relevo del pequeño taller de relojería de su abuelo. Rosa Oriol se casa con Salvador Tous y se da cuenta de que la mujer en los años 70 desea un tipo de joyería diferente.